Como se forman los terremotos

Como se forman los terremotos

El origen de los terremotos se encuentra en la acumulación de energía que se produce cuando los materiales del interior de la Tierra se desplazan, buscando el equilibrio, desde situaciones inestables que son consecuencia de las actividades volcánicas y tectónica.

Los terremotos son vibraciones del terreno provocadas por una liberación brusca de energia procedente de los bordes de las placas tectónicas. Las placas tectónicas chocan entre sí y producen una liberación de energía como consecuencia de los esfuerzos que estaban soportando.

El punto en el cual se detecta el seismo en la superficie es el epicentro y el punto donde se produce el terremoto es el hipocentro.

En el hipocentro, la ondas se dispersan hacia todas direcciones. Las primeras que llegan son las ondas P (primarias), seguidas de las ondas S (secundarias). Se diferencian unas de otras en la velocidad de propagación y en la posibilidad de atravesar superficies líquidas, como el núcleo externo. Primarias son las que se detectan primero en el sismógrafo y se propagan por el medio líquido a menor velocidad cosa que las ondas S no pueden.

terremotos

terremotos

Los Terremotos localizaciòn

Los terremotos son registrados por una red sísmica. Cada estación sísmica en la red mide el movimiento de la tierra en ese preciso sitio. Durante un terremoto, el deslizamiento de un trozo de roca sobre otro descarga energía que hace que vibre el suelo. La vibración empuja el pedazo de suelo adjunto, causando que vibre, y así, la energía viaja alejándose del terremoto en forma de una onda. Mientras que la onda pasa por la estación sísmica, el pedazo de suelo vibra y esta vibración es registrada.

Los terremotos producen dos tipos de ondas principales-la onda P (una onda de compresión), y la onda S (una onda transversal). La onda S es más lenta pero más grande que la onda P y causa casi todo el daño. Los científicos han usado los conocimientos sobre las diferencias entre estas y otras ondas sísmicas para aprender muchísimo más acerca del interior de la Tierra.

Los Terremotos

Un terremoto es el movimiento brusco de la Tierra (con mayúsculas, ya que nos referimos al planeta), causado por la brusca liberación de energía acumulada durante un largo tiempo. La corteza de la Tierra está conformada por una docena de placas de aproximadamente 70 km de grosor, cada una con diferentes características físicas y químicas. Estas placas (“tectónicas”) se están acomodando en un proceso que lleva millones de años y han ido dando la forma que hoy conocemos a la superficie de nuestro planeta, originando los continentes y los relieves geográficos en un proceso que está lejos de completarse. Habitualmente estos movimientos son lentos e imperceptibles, pero en algunos casos estas placas chocan entre sí como gigantescos témpanos de tierra sobre un océano de magma presente en las profundidades de la Tierra, impidiendo su desplazamiento. Entonces una placa comienza a desplazarse sobre o bajo la otra originando lentos cambios en la topografía. Pero si el desplazamiento es dificultado comienza a acumularse una energía de tensión que en algún momento se liberará y una de las placas se moverá bruscamente contra la otra rompiéndola y liberándose entonces una cantidad variable de energía que origina el Terremoto.

Las zonas en que las placas ejercen esta fuerza entre ellas se denominan fallas y son, desde luego,los puntos en que con más probabilidad se originen fenómenos sísmicos. Sólo el 10% de los
terremotos ocurren alejados de los límites de estas placas.

La actividad subterránea originada por un volcán en proceso de erupción puede originar un fenómeno similar.

En general se asocia el término terremoto con los movimientos sísmicos de dimensión considerable, aunque rigurosamente su etimología significa “movimiento de la Tierra”.